Ultimos Post's

Satanás y su historia desde los Persas hasta el Heavy Metal

Lilit está asociada a la serpiente y genera estragos a los hombres. Lilit es especialmente relevante en la genealogia del concepto de Satanás, pues algunos autores bíblicos la asimilaron e incluyeron referencia a ella en algunos pasajes de las escrituras judías. Y, más adelante, el folclore judío se extenderá aún más en leyendas sobre Lilit, asimilándola como la primera esposa de Adán.

Satanás y su historia desde los Persas hasta el Heavy Metal Satanás y su historia desde los Persas hasta el Heavy Metal
Comparte es artículo
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  

Satanás y su historia desde los Persas hasta el Heavy Metal

Satanás es fundamentalmente una invención judía, que luego fue desarrollada por la civilización cristiana.

Extracto del primer capitulo del libro “Breve historia de Satanás” de Gabriel Andrade”

Si bien el pueblo de Israel merece distinción por su singularidad en muchas ideas religiosas (entre ellas, por supuesto, el mismísimo Satanás), los judíos fueron apenas uno entre muchos pueblos que se alojaron en el Mediterráneo.

Satanás - 1923

Satanás – 1923

En este sentido, muchas de las ideas religiosas aparentemente singulares desarrolladas por los judíos, cuentan con una notable influencia por parte de sus vecinos.
Satanás es una de esas ideas foráneas.

No existía entre los pueblos vecinos de Israel una figura que nítidamente podamos asimilar al diablo, pero si hubo varios candidatos que ofrecieron algunas características que, eventualmente, se verían reflejadas en la concepción del diablo y, hasta el día de hoy, mantienen cierta vigencia en la representación popular de Satanás.

PRECURSORES MESOPOTÁMICOS

La primera gran influencia religiosa a considerar procede de las distintas civilizaciones mesopotámicas.

Los estudiosos de las mitologías en distintas culturas han recogido algunos temas que se repiten a lo largo y ancho de las narrativas procedentes de diversas regiones del mundo.

Uno de esos temas es el combate entre un monstruo que representa el caos y un dios que representa el orden.

Buena parte de los mitos persiguen un objetivo cosmogónico; a saber, pretenden explicar cuál fue el origen del mundo.

Y, tradicionalmente, el modo de hacerlo consiste en señalar que el mundo fue creado como resultado de ese combate.

El tema del combate entre el héroe y el monstruo tiene muchas versiones, pero probablemente la más antigua se remonte al documento que hoy llamamos el Enüma Elish.

 Enüma Elish

Enüma Elish

Este documento es un poema que consta de unas tabletas de arcilla, las cuales probablemente se remontan al siglo XVI antes de nuestra era, en los días de la civilización babilónica antigua, aunque probablemente este mito tenia una versión oral mucho más antigua.

TE PUEDE INTERESAR:  Abrahel la reina de los súcubos y su oscura leyenda

El Enüma Elish evoca las hazañas de varios dioses del panteón de los mesopotámicos, y el punto cumbre de su narrativa es la creación del mundo.

Así pues, el poema en cuestión presenta a la figura de Tiamat.

Tiamat

Tiamat

Tiamat

Resulta curioso que, por lo general, los monstruos de la mitología sean figuras masculinas, pero Tiamat es una figura femenina.

Los babilonios imaginaban a Tiamat como un dragón, o una serpiente marina, y desde entonces, empezaría una continua asociación entre las serpientes y lo monstruoso, la cual, por supuesto, persiste hasta nuestros días en la asociación entre la serpiente y lo demoníaco.

Tiamat también es la representación de las aguas marinas y se casó con Apsu, el dios de las aguas dulces.

Lahmu y Lahamu

Lahmu y Lahamu

De esta unión nacieron dos dioses gemelos: Lahmu y Lahamu.

A su vez, estos gemelos engendraron otros dioses, entre ellos, Anshar y Kishar, y estos engendraron a Anu y Ea.

Cada uno de estos dioses representa elementos de la naturaleza y, según se narra, ocasionaron agitación.

MITOLOGÍA MESOPOTÁMICA

La pareja primordial, Tiamat y Apsu, quedaron molestos con el alboroto generado por los nuevos dioses, y bajo la exhortación de Mummu, la diosa de la niebla, planificaron destruir a sus descendientes.


Ea se enteró de los planes de Tiamat y Apsu y, como respuesta, atacó a Apsu y lo mató.

Tiamat, en furia, se propuso contraatacar.

Asi, Tiamat se casó con Kingu, y engendró a una nueva progenie de monstruos y dragones que le prestarían servicio en su campaña en contra de su otra prole.

Un hijo de Ea, Marduk, se preparó para enfrentar a Tiamat.

Finalmente, se dio el combate. Tiamat trató de tragarse a Marduk, pero este disparó una flecha al estómago de Tiamat y luego la ejecutó.

Dividió el cuerpo de Tiamat en dos: con una mitad hizo los cielos, con la otra mitad la tierra.

Tiamat

Tiamat

De las lágrimas de sus hijos surgieron los ríos Eufrates y Tigris.

TE PUEDE INTERESAR:  Abrahel la reina de los súcubos y su oscura leyenda

Marduk también ejecutó a Kingu, y de su sangre fueron creados los seres humanos.

Tiamat es una de las primeras representaciones de lo monstruoso.

Su aspecto es repugnante y personifica el caos.

Es un claro antecedente de la figura de Satanás como representación del mal absoluto.

Desde la perspectiva de quienes narran estos mitos, no hay nada rescatable en estos personajes y, eventualmente, son vencidos por un dios quien, gracias a su hazaña, logra crear el mundo a partir de los restos del monstruo primordial.

SEMEJANZAS Y DIFERENCIAS

Cuando, hacia el siglo VI antes de nuestra era, los judíos redactaron su versión sobre los inicios del mundo, obviamente tuvieron presente la tradición del Enüma Elish.

Y, en efecto, los historiadores advierten varios elementos que permiten suponer una influencia babilónica en la narrativa del Génesis sobre la creación.

En el Enüma Elish, pasan seis generaciones de dioses antes de que finalmente se proceda a la creación, en el Génesis, pasan seis días antes de completarse la creación.
Pero, más allá de estas semejanzas, también los historiadores suelen hacer énfasis en una diferencia fundamental: en el relato del Génesis, el mundo no es creado mediante una acción violenta por parte de Dios, sino ex nihilo, de la nada.

Asi, en el Génesis no hay propiamente un monstruo primordial, como sí lo hay en el Eniima Elish.

La epopeya de gilgamesh tablillas

La epopeya de gilgamesh tablillas

Y, en este aspecto, es mayor el aporte de los babilonios que de los propios judíos respecto a la configuración de Satanás como figura.

A la par del Enüma Elish, los mesopotámicos nos dejaron otra pieza de literatura religiosa que ha tenido notable influencia en Occidente y que, hasta cierto punto, ha servido como antecedente para la figura de Satanás:

La epopeya de Gilgamesh. Este poema es posiblemente la primera pieza de literatura escrita en la historia, y consta de una serie de tabletas de arcillas, probablemente compuestas hacia el siglo xx antes de nuestra era.

BIOGRAFÍA

BREVE HISTORIA DE SATANAS (EN PAPEL)
ISBN 9788499676418

GABRIEL ANDRADE , NOWTILUS, 2014

 

 

 


Comparte es artículo
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  

Deja un comentario